Tag Archive | "conjuntivitis"

El ojo rojo en los niños


Foto: diabetestreatmentguide.org

Que un niño tenga uno o ambos ojos rojos es uno de los motivos más habituales de consulta pediátrica y oftalmológica. En las urgencias de pediatría es la primera causa de consulta por problemas oculares, sobrepasando a los que tienen asociación con la pérdida de la vista.

El ojo rojo puede surgir a cualquier edad y, en conjunto con otros síntomas como el lagrimeo, lagañas abundantes o picazón, genera en los padres una gran preocupación.

Entre las enfermedades oculares, se deben diferenciar entre los segmentos: las infecciones y no infecciosas. Hay veces en que las manifestaciones son evidentes. Por ejemplo, un menor que padezca un resfrío y ambos ojos rojos o dos días de fiebre, podría sufrir una infección. No obstante, un niño que tenga solo un ojo rojo con dolor luego de jugar en la playa, seguramente tiene un grano de arena bajo el párpado. Al ser todas estas suposiciones, es de suma importancia que un oftalmólogo evalúe al infante a la brevedad.

Enfermedades más habituales

Las conjuntivitis son las patologías más frecuentes que causan ojo rojo en los niños. Por lo general, son procesos benignos. La más común es de procedencia vírica. En la mayor parte de los casos, comienza con un ojo rojo y, después de unos días, también se enrojece el otro.

Al surgir una conjuntivitis bacteriana, además del ojo rojo, aparece una secreción purulenta que puede “pegar” los ojos del niño. Ante esto, los globos oculares deben ser lavados de forma frecuente con suero fisiológico y aplicar gotas antibióticas, según las indicaciones del especialista.

Asimismo, existen las conjuntivitis alérgicas, que se desarrollan especialmente en niños desde los cuatro o cinco años de edad. El menor experimenta picazón, fotofobia y lagrimeo.

 

Posted in OftalmologíaComments (0)

Cómo las alergias pueden producir la pérdida de visión


El lagrimeo y picazón en los ojos son las manifestaciones principales de una alergia ocular. Aunque parezca inofensiva, si no recibe tratamiento a tiempo, podría generar daños severos en la visión, incluso llegando a la ceguera.

La mala utilización de los lentes de contacto y polvos cosméticos son los principales factores que producen las alergias oculares. Estas son un mal que afectan a ambos ojos y aparecen en diversos tipos, la mayoría con los mismos síntomas. Estas pueden producir una enfermedad denominada queratocono, la que daña la córnea y puede causar ceguera.

Por otra parte, además de la infección, la picazón hace que el paciente se rasque el ojo, siendo la segunda causa del desgaste de la córnea. De esta manera, si las alergias visuales son tratadas a tiempo no conllevan mayores consecuencias, pero deben considerarse como una situación seria.

Infecciones más habituales

Los tipos de infecciones más frecuentes son la conjuntivitis alérgica de contacto, producida por el polvo; la rinoconjuntivitis, que está vinculada a alergias nasales causadas por factores genéticos; la queratoconjuntivitis atópica, que afecta, generalmente, a hombres entre 29 y 45 años de edad; la alergia vernal, desencadenada por la exposición a climas demasiado calurosos; y la papilar gigante, que surge debido a la mala utilización de los lentes de contacto.

Por estos motivos, se aconseja asear minuciosamente el hogar, identificar a qué cosméticos se es alérgico, lavarse correctamente las manos y evitar llevarse las manos a los ojos.

 

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Sigue estas medidas y cuida tu higiene visual


Con una supervisión adecuada de la limpieza de tus ojos, puedes prevenir diversas infecciones, heridas y molestias oculares. Conoce cuáles son las medidas a seguir.

Ciertas afecciones oftalmológicas pueden prevenirse de manera simple con los hábitos de higiene apropiados. La visión es fundamental en la vida de las personas, por lo que es de suma importancia tener en cuenta las patologías que pueden afectarla y las medidas de limpieza para evitar estas situaciones.

Las enfermedades que pueden prevenirse a través de la higiene son:

- Conjuntivitis: es una afección muy habitual, la que puede desarrollarse por una infección bacteriana o por un virus, En los dos casos, las manos sucias son la fuente fundamental en que entran al cuerpo los organismos que generan la infección.

Por este motivo, para prevenir la enfermedad hay que evitar tocarse los ojos. Asimismo, al estar en contacto con una persona que sufre de conjuntivitis, no hay que tocar ningún objeto que este haya manipulado, sobre todo toallas y pañuelos. El lavado de ojos y párpados diarios con agua también es una acción que contribuye a la prevención.

- Queratitis: esta patología oftalmológica consiste en la inflamación de la córnea. La queratitis puede aparecer por la presencia de bacterias, virus, parásitos u hongos.

En este sentido, también es relevante no llevarse las manos a los ojos, especialmente las personas que utilizan lentes de contacto (son las más propensas a desarrollar la enfermedad). Los lentes deben ser limpiados minuciosamente antes de colocarlos, al igual que es necesario un lavado de manos.

- Blefaritis: aunque no es una enfermedad tan conocida como otras, es importante conocerla para prevenir sus efectos. La blefaritis consiste en la inglamación del párpado en el área de las pestañas. En esta zona se acumula un aceite que emite la piel, fomentando la proliferación de bacterias.

Para quitar el aceite de la piel, hay que limpiar esta parte con champú para bebes con un hisopo. No obstante, esta medida debe ser recomendada por un oftalmólogo, según cada caso particular.

Además del cuidado contra las bacterias y de los demás agentes desencadenantes de infecciones mencionados, es importante alejarse del polvo y el humo.

Posted in Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Eufrasia: la hierba que repara los ojos


Una de las hierbas más usadas en problemas oculares es la Eufrasia. Su uso se ha vinculado a la descongestión de bolsas y ojeras, conjuntivitis, orzuelos y la inflamación de párpados ¿Cuáles son las propiedades de este elemento empleado durante siglos?

La Eufrasia es una pequeña planta anual, que posee tallos rojizos y ramificados, hojas dentadas y flores de color violeta con una mancha amarilla al medio. Parasita a las demás plantas mediante sus raíces. Se puede encontrar en brezales y laderas rocosas en áreas montañosas, floreciendo a principios del verano.

Cuenta con un potencial terapéutico que se usa para el tratamiento de digestiones pesadas, contrarrestar infecciones bucales y del oído, aliviar la faringitis, fomentar el apetito y frenar las hemorragias cutáneas. Estas propiedades también la han transformado en un método para cuidar la salud visual.

Su uso para la salud visual

La Eufrasia es una planta reparadora de los ojos. De hecho, su nombre en inglés “eyebright” quiere decir “ojos brillantes”. La hierba disminuye la inflamación visual y combate los focos infecciosos generados por bacterias o virus.

Los herbolarios las siguieren para la blefaritis, la inflamación de los párpados, la conjuntivitis, los orzuelos y como medicina de apoyo cuando se desarrollan alergias por polvo o humo, ácaros y polen que produzcan inflamación ocular.

También serviría para los malestares que causa el rechazo al uso de los lentes de contacto. Para estos casos, se realiza una decocción de la planta seca de eufrasia, con la razón de una cucharada sopera por 200 ml de agua.

Posteriormente, se hierve la mezcla unos minutos y se deja reposando, para después filtrar y dejar templar. Luego, se empapan compresas tibias en la decocción y se ponen sobre los ojos cerrados, hasta que estas se enfríen completamente. Este método, el que se repite por tres veces al día, disminuye la inflamación y brindan una sensación de alivio.

Sin embargo, toda aplicación de cualquier medicamento en los ojos debe ser prescrita por un oftalmólogo.

Posted in Datos, Enfermedades, Oftalmología, Salud VisualComments (0)

Síntomas y tipos de conjuntivitis


Conjuntivitis es el concepto usado para denominar a la hinchazón de la conjuntiva, membrana trasparente y delgada que cubre el interior de los párpados y la esclerótica, zona blanca del ojo. Generalmente, este estado se reconoce como “ojo rojo”.

La conjuntiva posee diminutos vasos sanguíneos, produciendo una sustancia para preservar la humedad y mantener protegida la superficie ocular. No obstante, cuando esta parte del ojo se irrita, los vasos sanguíneos incrementan su tamaño y adquieren más prominencia, lo que le da a los ojos un aspecto rojizo. Estos síntomas pueden desarrollarse en uno o en ambos globos oculares.

Tipos de conjuntivitis

Existen tres tipos de conjuntivitis, que son:

Conjuntivitis bacteriana

Esta clase de conjuntivitis es bastante contagiosa, generándose por infecciones bacterianas. Habitualmente, esta variante de la enfermedad causa un efecto de ojos rojos, con una cantidad abundante de pus.

Conjuntivitis viral

La conjuntivitis viral es el motivo más frecuente de ojo rojo. Se desarrolla debido al mismo virus que desencadena el resfriado común y también es bastante contagioso.

Conjuntivitis alérgica

Esta variante de la conjuntivitis se produce por una reacción del organismo a un agente irritante o un alérgeno. La conjuntivitis alérgica no es contagiosa.

Síntomas de la conjuntivitis

Si el motivo de la conjuntivitis es una infección bacteriana, posiblemente aparecerá un gran flujo en los globos oculares (que, en algunos casos, podría ser de tono verdoso) y una formación de costras en los párpados. Este tipo de infección puede aparecer en ambos ojos.

Por su parte, en la conjuntivitis viral, es común que los ojos estén llorosos, con una ligera formación de costras y un poco de flujo. Aunque en la mayor parte la conjuntivitis viral afecta solamente a un ojo, esta infección puede pasar de un globo ocular al otro.

Por último, si las alergias son las que produjeron la enfermedad, los síntomas serán enrojecimiento, lagrimeo y picazón. Asimismo, es posible que las fosas nasales se tapen, que aparezca secreción y comezón en la nariz.

En algunos casos, la conjuntivitis podría durar meses o años, por lo que es importante acudir donde un especialista cuando se presentan estos síntomas y mantener una buena higiene.

Posted in Enfermedades, Salud VisualComments (0)

¿Cómo prevenir el contagio de herpes en los ojos?


El herpes ocular es una infección que afecta a la piel de los párpados, la conjuntiva, la córnea, e incluso la retina por el virus herpes simplex tipo 1. Esta patología genera diversas manifestaciones, por lo que es importante saber cómo prevenir su contagio.

Al experimentar un molesto dolor punzante, dolor, secreciones e inflamación en alguno de los ojos, se puede creer de manera errónea que se padece de conjuntivitis. No obstante, podría tratarse del herpes ocular, que habitualmente se confunde con esta otra afección.

Por lo general, solamente afecta a un ojo, aunque algunos pacientes pueden presentar el virus en ambos. Al desarrollarse en la piel, se manifiesta como vejigas llenas de pus. Si se produce en la conjuntiva, aparece con inflamación, dolor, un tono rojizo en el ojo y secreciones. Por último, si se da en la córnea, comienza con un fuerte dolor que desaparece de forma rápida, ya que el virus causa una anestesia en la córnea. Sin embargo, esto complica más el cuadro.

Prevención del herpes ocular

Al ser portador del herpes, ya sea oral o genital, se debe evitar el contacto piel a piel cuando las lesiones son visibles. Si posees una herida evidente en la boca, evita besar a alguien, sobre todo a los niños porque cuentan con un sistema inmunológico más débil. Al adoptar las medidas de precaución necesarias, el riesgo de contagiarse del virus es remoto.

La transmisión del virus se está incrementando velozmente. Todos los años, se estima que otro millón de personas, solamente en Estados Unidos, se transforman en portadores del herpes. Esto ocurre fundamentalmente porque los síntomas de la patología no se tratan. Existen diversas maneras de controlar los brotes, pero el tratamiento siempre debe ser guiado por un especialista.

El contagio de esta afección puede generarse al tocar la zona afectada y luego tener contacto con otra zona que no lo está. Es decir, puede producirse una “autoinfección” en otra parte de tu cuerpo. Debes asegurare de lavar bien tus manos después de entrar en contacto con las heridas. Al no desinfectar tus manos, puedes infectar a cualquier otra persona a tu alrededor, sobre todo a los niños.

Al tener hijos, debes ser tremendamente cuidadoso. De esta forma, evita tocarte los ojos o la cara porque, además de contagiarte de herpes oral, podrías contraer el herpes ocular.

Posted in Córnea, Enfermedades, retina, Salud VisualComments (0)

Lamer los ojos, la moda japonesa que puede provocar ceguera


Una nueva moda entre los jóvenes japoneses supone un gran riesgo para la salud visual. Se trata de una extraña costumbre de lamerse los ojos, que podría derivar en problemas oftalmológicos e incluso en la pérdida de la visión.

Según un diario británico, esta práctica denominada “Oculolinctus” habría comenzado por un video musical donde sus protagonistas aparecen lamiéndose los ojos. Luego de esto, el tema se masificó por Internet llegando a diversas plataformas.

El mismo periódico sostiene que el gusto por esta moda puede deberse a la cantidad de nervios que posee la córnea. El ojo es extremadamente sensible, ya que necesita detectar cuando minúsculos cuerpos extraños ingresan al ojo.

El peligro de esta práctica

Varios blogs del noreste asiático muestran el testimonio de un profesor japonés, que asegura que sus estudiantes han adoptado esta rara costumbre. Esto ha incrementado notoriamente las cantidades de infecciones en los ojos.

Si bien la fuente de esta información es vaga, expertos de Estados Unidos advirtieron que esta acción efectivamente podría ocasionar contagios por bacterias. El doctor Robert Glatter afirma que esta práctica es bastante peligrosa, porque puede derivar en infecciones bacterianas como la conjuntivitis.

El riesgo radica en que la cantidad de bacterias presentes en la lengua es infinitamente mayor en comparación a las que se encuentran en los ojos.

Debido a la sensibilidad de los órganos de la visión, el doctor Phillip Rizzuto, vocero de la Academia de Oftalmología de Estados Unidos, no recomienda por ningún motivo adoptar esta conducta. Asimismo, agrega que no se aconseja siquiera compartir elementos como los lentes de contacto

Riesgo de ceguera

Otra patología que puede transmitirse a través de esta costumbre es la clamidia, una bacteria de transmisión sexual que puede generar ceguera si llega a contagiar al ojo. Así lo afirman los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos. Igualmente, la superficie de la lengua puede lesionar la córnea por abrasión.

Clamidia y ojos de bebés

En mujeres embarazadas, la clamidia que no se trata se vincula con nacimientos prematuros. Asimismo, se contagia al recién nacido y le ocasiona infecciones oculares. Por ende, todas las mujeres deben realizarse pruebas para detectar la posible presencia de esta patología en su primera visita prenatal.

Posted in Córnea, Enfermedades, Salud VisualComments (0)

Que el invierno no haga sufrir a tus ojos


Estamos a puertas del invierno y tres patologías oftalmológicas amenazan nuestra visión en estos días fríos. Se trata de la conjuntivitis, queratitis y el ojo seco. Conoce de qué se trata cada una.

Los cambios climáticos del invierno contribuyen a las alteraciones oculares, generando un incorrecto funcionamiento de los ojos. Una de estas enfermedades es la conjuntivitis, que consiste en una infección de la membrana que tapiza el ojo y los párpados por el interior. Los síntomas son enrojecimiento, lagrimeo excesivo, secreciones y la sensación de un cuerpo extraño en el globo ocular. De no ser tratada, puede producir serios inconvenientes en la visión.

Como medida de prevención, es fundamental lavarse las manos constantemente y evitar frotarse los ojos.

Por otra parte, durante esta estación muchas personas disfrutan de los deportes de nieve. Sin embargo, podrían carecer de los instrumentos y la preparación, derivando en trastornos visuales. Así puede aparecer la queratitis o “ceguera de la nieve”, que causa pequeñas ulceraciones en la córnea debido a una gran exposición a los rayos ultravioletas. Esta enfermedad es bastante habitual en personas que esquían sin lentes protectores.

La última afección oftalmológica que prolifera en invierno es el ojo seco, que consiste en la baja calidad o carencia de lágrimas. Su desarrollo implica lagrimeo, sensación de un cuerpo extraño dentro del ojo, picazón, ardor, enrojecimiento y fotofobia.

Aunque se vincula con la vejez, a la administración de algunos fármacos, la menopausia y enfermedades como la artritis, la época invernal influye en el sentido que buscamos sitios calefaccionados para protegernos del frío, con lo que incrementamos la sequedad ambiental. Esto deriva en que los síntomas del ojo seco se agravan por la falta de humedad y lubricación.

Los negativos efectos de esta enfermedad se pueden revertir a través de lágrimas artificiales y la utilización de anteojos envolventes con filtro ultravioleta.

Consulta a tu oftalmólogo

Si experimentas alguno de los síntomas descritos, es de suma importancia que acudes a la brevedad a una consulta oftalmológica. El especialista será el encargado de determinar un tratamiento acorde a la enfermedad y su gravedad.

Posted in Enfermedades, Salud VisualComments (0)

Mala higiene puede causar infecciones oculares


Los malos hábitos de higiene pueden causar distintas infecciones oculares, generando una serie de molestos síntomas.

Nuestros ojos no solamente pueden sufrir problemas de enfoque. La mala higiene ocular podría ocasionar infecciones visuales, apareciendo la conjuntivitis, blefaritis y queratitis como las principales enfermedades.

En primer lugar, la conjuntivitis bacteriana y viral es una anomalía donde la conjuntiva, tejido protector del ojo y encargado parcialmente del proceso de lubricación, se inflama. Los síntomas son ojos rojos, secreción ocular blanquecina o verdosa, lagrimeo excesivo, ardor e hinchazón de párpados, entre otros. Cuando ocurre este trastorno, se deben eliminar inmediatamente los cosméticos y lavar minuciosamente la ropa, toallas y ropa de cama, ya que es altamente contagioso.

Luego, la blefaritis corresponde a una enfermedad donde se infecta el borde de los párpados, generada principalmente por el contacto con las manos sucias. Se presenta una sensación arenosa en los ojos y un fuerte ardor en la zona donde surgen las pestañas. Existe una variante crónica de esta afección, pero que puede ser relativamente controlada manteniendo una buena higiene de manos y ojos.

Para limpiar los párpados, el especialista puede recomendar aplicar shampoo neutro para bebé en un paño lavado y pasarlo suavemente por sus contornos.

Por último, la queratitis bacteriana es una úlcera corneal, es decir, una infección en la córnea. La carencia de higiene de los lentes de contacto es una de sus principales causas. Sus manifestaciones son enrojecimiento, ardor, incremento del lagrimeo, mancha blanca en la córnea y fotofobia, fundamentalmente.

Recomendaciones para evitar una infección ocular

Estas patologías visuales pueden prevenirse adoptando simples medidas cotidianas. Lavarse las manos frecuencia y no tocar ni frotar los ojos son las acciones primordiales para evitar una infección ocular, ya que los dedos son el principal transmisor de suciedad y bacterias.

También, al realizar trabajos donde hay exposición a agentes contaminantes, es recomendable utilizar una protección visual.

Cuando ya existe la infección, no es aconsejable automedicarse. Muchas personas tienden a usar remedios caseros como la manzanilla cuando surgen este tipo de problemas. Sin embargo, la aplicación de esta hierba en los ojos tiene efectos negativos, ya que produce resequedad y respuestas alérgicas.

Posted in Córnea, Datos, Enfermedades, Salud VisualComments (0)

¿Sabes diferenciar entre resfrío, alergia o conjuntivitis?


La alergia es una condición crónica, por lo que se debe tomar una serie de medidas para evitar sus malestares.

Muchas personas al experimentar ciertos síntomas, como lagrimeo excesivo o presencia de secreciones nasales, no saben diferenciar cuando padecen un resfrío, conjuntivitis o alergia.

En primer lugar, los resfríos son originados por diversos tipos de virus que poseen la capacidad para afectar el sistema respiratorio. Generalmente, esta afección no durará más de una semana. Asimismo, sus síntomas consisten en dolores musculares, malestar y fiebre, en algunos casos.

Por otra parte, la alergia tiene una aparición más violenta. Su duración dependerá del periodo de exposición al agente alérgeno que la genera, pudiendo persistir por meses. Además, sus manifestaciones son más constantes y perdurables, sin la presencia de fiebre.

Por último, la conjuntivitis se origina por diversas causas: producto de una infección por un virus, una bacteria o por una reacción alérgica. Cualquiera sea el origen de la enfermedad, siempre produce una inflamación de la capa que cubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo (conjuntiva).

A diferencia de las otras patologías, la alergia es una enfermedad congénita que acompañará al paciente durante toda su vida.

Hay que subrayar ninguna alergia es contagiosa. Sus causas son hereditarias, por lo que puede transmitirse de padres a hijos. Estudios indican que cuando un padre padece alguna alergia, sus hijos tienen hasta un 40% de desarrollarla también. Además, el porcentaje se incrementa a un 70% cuando ambos padres lo son.

Aunque la patología no posea una solución permanente, existen fármacos y tratamientos como las vacunas antialérgicas, que aplacan notablemente los malestares y brindan una mejor calidad de vida. Este método “desensibilizante” contribuye a que el organismo genere  algún grado de inmunidad frente a ciertos alérgenos.

Recomendaciones ante las alergias

En lo posible, se debe aminorar la presencia de los agentes alérgenos. Por ejemplo, es aconsejable utilizar fundas para cubrir colchones y almohadas, mantener limpios y secos los lugares donde podrían aparecer hongos, cerrar las ventanas en periodos de polinización y limpiar regularmente los filtros de los aparatos de aire acondicionado.

Además, evitar el contacto directo con cortinas gruesas, peluches, alfombras o cualquier otro objeto donde pudiera acumularse polvo.

Posted in EnfermedadesComments (0)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIHd3dy5zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBkZWZhdWx0LmNzczwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9jc3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3VwbG9hZHMvMjAxMC8wNi9mYXZpY29uLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gNTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8c2NyaXB0IHR5cGU9XCJ0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcIj4NCg0KICB2YXIgX2dhcSA9IF9nYXEgfHwgW107DQogIF9nYXEucHVzaChbXCdfc2V0QWNjb3VudFwnLCBcJ1VBLTE2NTA0Mzc0LTFcJ10pOw0KICBfZ2FxLnB1c2goW1wnX3RyYWNrUGFnZXZpZXdcJ10pOw0KDQogIChmdW5jdGlvbigpIHsNCiAgICB2YXIgZ2EgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KFwnc2NyaXB0XCcpOyBnYS50eXBlID0gXCd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHRcJzsgZ2EuYXN5bmMgPSB0cnVlOw0KICAgIGdhLnNyYyA9IChcJ2h0dHBzOlwnID09IGRvY3VtZW50LmxvY2F0aW9uLnByb3RvY29sID8gXCdodHRwczovL3NzbFwnIDogXCdodHRwOi8vd3d3XCcpICsgXCcuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vZ2EuanNcJzsNCiAgICB2YXIgcyA9IGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKFwnc2NyaXB0XCcpWzBdOyBzLnBhcmVudE5vZGUuaW5zZXJ0QmVmb3JlKGdhLCBzKTsNCiAgfSkoKTsNCg0KPC9zY3JpcHQ+PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV90aHVtYl9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1NzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAxMDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9zaW5nbGU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMi1zdi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19tYW51YWw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vc3VwcG9ydC90aGVtZS1kb2N1bWVudGF0aW9uL2dhemV0dGUtZWRpdGlvbi88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19jYXJvdXNlbDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X3ZpZGVvPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTgwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gR2F6ZXR0ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3VwbG9hZHM8L3N0cm9uZz4gLSBhOjEwOntpOjA7czo1NzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTItc3YuanBnIjtpOjE7czo4MzoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMTEtSGVhZGVyX0Jsb2dfU2FsdWRfYV9sYV9WaXN0YS5qcGciO2k6MjtzOjc4OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8xMC11bHRyYV9ub3Zfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6MztzOjgxOiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy85LXVsdHJhX29jdHVicmVfc2FsdWRhbGF2aXN0YS5qcGciO2k6NDtzOjY3OiJodHRwOi8vc2FsdWRhbGF2aXN0YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy84LXNhbHVzYWxhdmlzdGEuanBnIjtpOjU7czo2NjoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNy1sb2dvXzAwMV8oMikuanBnIjtpOjY7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjc7czo3NToiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX3NhbHVkX2FfbGFfdmlzdGEuanBnIjtpOjg7czo1ODoiaHR0cDovL3NhbHVkYWxhdmlzdGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNC1sb2dvLmpwZyI7aTo5O3M6NTg6Imh0dHA6Ly9zYWx1ZGFsYXZpc3RhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzMtbG9nby5qcGciO308L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=